LAS REGLAS DEL MONITOR DE AJEDREZ


Estas normas están sacadas de la revista de la FEDA y los datos del autor y título del artículo son los siguientes: AJEDREZ ESCOLAR , por Daniel Escobar

LAS REGLAS DEL PROFESOR DE AJEDREZ EN LOS COLEGIOS

"Uno de los mayores problemas que tenemos en prácticamente todas las zonas de España, es la dificultad de encontrar monitores adecuados que desarrollen correctamente las clases de ajedrez. Tengo un buen amigo de Espartinas (Sevilla) que asegura y me demuestra que es más fácil enseñar a un profesor docente para que de clases de iniciación y nivel medio que reciclar a un ajedrecista incluso con titulo de monitor para lo mismo. Y después de mucho discutirlo estoy por darle la razón. Por ello, he reciclado las 50 reglas de Oro de Jorge
Laplaza (uno de los mayores ajedrecistas educativos de la historia) en 15 normas para “facilitar” en lo posible conductas que permitan el análisis de cómo ser profesor y comportarse con los alumnos.
01 Sepa dividir grupos. Siempre que comience con un grupo, verá cómo habrá diferentes niveles y edades. Además, habrá alumnos que superan en rapidez y habilidad a otros alumnos. Cada uno requiere lo suyo y una recomendación es agrupar, en juego o en instrucciones a los que tienen similar nivel. Existen variadas formas entre ellas:
  • Nivel 0 (no tiene ningún conocimiento)
  • Nivel 1 (mueve todas las piezas)
  • Nivel 2 (siempre termina las partidas con mate ó tablas)
  • Nivel 3 (sabe jugar una partida y calcular)
  • Nivel 4 (jugador de club y federado)
  • Nivel 5 (campeón provincial)
02. Cuente con un programa. Para cada grupo defina primero los objetivos que espera alcanzar. Tenga claros los temas y las posibilidades normales de llegar a ellos por los alumnos. Mejor un pequeño temario con objetivos reales que se pueda repasar y que les quede claro, que contar con un súper-programa imposible de llevar a cabo. Haga incidencia en las habilidades cognitivas que verifican los objetivos. A medida que el curso avance, un primer objetivo puede ser que no haya ningún jugador en el grupo 0.
03. Haga una planificación. La planificación debe ser el cómo logra los objetivos, los tiempos en que supone lo hará. La planificación por proyectos incluye temáticas concretas y prácticas que pretenderá lograr con su grupo. Cuando especifique un cómo no repita las formas, trate de variar actividades, rote y no haga siempre lo mismo.
04. Varíe actividades. Las actividades de una serie de clases deben ser diversificadas. Alterne una clase expositiva, con un certamen de Acertar jugadas, o con resolución de problemas o de juego libre: La versatilidad es un arma pedagógica que motiva al seguimiento de los alumnos. Y cuando sea necesario juegue con la expectativa de quien va a su clase al no saber cómo continúa lo de la clase anterior.
05. Preocúpese por la diversidad. Cuando se vayan separando naturalmente los grupos por niveles y por edades, trate de que convivan entre sí. Que los mayores entrenen a los menores, que tengan calidad de tutores, que formen equipos no homogéneos. Trate de que cada subgrupo tenga una parte de las clases especiales para ellos. Diseñe material específico para cada grupo. Alterne torneos con explicaciones, juegos diversos, juegue con y contra ellos, tómeles evaluaciones escritas, que disfruten del ajedrez como herramienta educativa.
06. No haga jugar siempre. Trate de que el juego sea un resultado de una clase. Que el jugar tenga relación, para su práctica, con el tema. Pero además de jugar y medirse con partidas, los alumnos tienen que ser convocados a la solución de problemas, a la composición, a la lectura o al desborde de su fantasía creadora con varios métodos que pueden no incluir al juego en sí. Impóngales un ritmo, por ejemplo, veinte minutos de atención a su explicación, veinte a la ejercitación escrita y veinte de partidas libres. O una sesión de partidas individuales o por equipos y a la siguiente sesión ejercicios.
07. Recurra a las preguntas. Las preguntas que el profesor hace al alumno permiten una interacción didáctica importante. Al dirigirse específicamente a un alumno se logra atraerlo al tema, movilizarlo en la búsqueda de soluciones y afirma el conocimiento impartido al provocar una reflexión. No haga una pregunta y conteste inmediatamente con la respuesta. Dele tiempo al alumno de poner en marcha su comprensión. Sorprenda y asombre a sus alumnos.
08. El lugar para cada uno. Cuando basa una explicación en preguntas, siempre habrá uno que será el más rápido para dar una jugada o descubrir una idea. Trate de que su respuesta no inhiba la de los más lentos, que tengan su tiempo, pero hágale saber que Ud. ya sabe que él fue el primero en el logro. Él necesita satisfacerse frente a todos. Con sólo la mirada le puede dar esa necesidad sin adelantar una búsqueda de solución en el grupo más lento.
09. Equilibre con las niñas. Las niñas no son diferentes en muchas de las habilidades que ponen en el juego y su aprendizaje. Sí pueden tener motivaciones competitivas de otro tipo. Hágalas jugar frecuentemente con varones y diversifique las formas de competencia para descubrir en cuáles ellas se sienten más a gusto sin las habituales discriminaciones que por factores competitivos se les hace sentir.
10. Espacie los torneos. No deben ser demasiado cercanos los torneos que miden los esfuerzos competitivos. Una de las razones es que cada certamen debe poder disfrutarse un cierto tiempo. Si además tienen calidad los torneos tendrán también mayor importancia como evaluación de progresos para cada alumno.
11. Modifique reglamentos y organizaciones. No siempre las reglas normales son las más apropiadas cuando los chicos aún no las necesitan. Cambiar los tiempos de juego o terminar una partida antes de finalizarse con un mate, o hacer ganar a alguien por factores ajenos al mero reglamento es una herramienta muy útil. Hágales comprender que es juego para aprender como por ejemplo con alumnos de 5-6 años permitir que gane el que coma el rey.
12. La táctica es lo primero. El desarrollo táctico y las combinaciones siempre es la primera arma que el niño goza; déjeles disfrutar mostrando bellas jugadas y haciendo que el alumno participe como si fuera el maestro. Empiece por los mates en una jugada, después con mates en 2 jugadas con jaques forzados y una única solución, mas tarde mates en 2 jugadas con diferentes respuestas del bando débil, etc.…
13. Use el material adecuado. No siempre el material indispensable para una clase son los juegos o el tablero mural. Juegue con el movimiento con los más pequeños, con el cuento y frases sencillas de recordar, con material audiovisual, con fotocopias de problemas y diagramas como material impreso para fijar conocimientos o resoluciones escribiendo.
14. No sólo aperturas. No enseñe aperturas como parte principal del juego. Prepare temas que dé importancia de cómo mantener el centro, de cómo descubrir signos de transformación, muestre ideas sobre cómo salvar las partidas perdidas. Hágales ver el sentido de plan general para que vean la partida como un todo, desde puntos de vista globales. Enseñe a razonar las jugadas más elementales.
15. No viva sólo del resultado. Ser resultadista es bueno y malo según muchas variables. Hay muchos comportamientos que se deben aprender al mismo tiempo que la búsqueda del éxito competitivo. Aprecie las otras maneras de seguir un camino y adecue los valores de los chicos que no obtienen siempre los buenos resultados. Espérelos y haga acompañar esa espera sin detrimento hacia la evolución de los mejores."
Bibliografía: "50 Reglas de Oro del profesor de Ajedrez" de Jorge Laplaza. http://www.laplaza.org.ar/
Resumido y adaptado para los colegios y clubes por Daniel Escobar.


¿Te gusta? Opina...

 
 

Ránking FIDE

2700chess.com for more details and full list

Ránking FIDE Femenino

2700chess.com for more details and full list

Comentarios recientes

Seguidores

Enlaces de Interés